domingo, 16 de octubre de 2011

“El in-terminable beso de Judas”

¡OTRO MUNDO ES POSIBLE!


Juan Sánchez.
Ya nada volverá a ser como antes. El 15 de octubre de 2011 lo ha cambiado todo. El mundo entero, miles de ciudades en más de cien países, dijeron ¡no! al sistema de convivencia actual, basado en la esclavitud económica que engulle la existencia sacrificando las relaciones humanas, en beneficio de esos pocos que controlan el mercado y su engaño de un consumismo demente e irreal. Millones de seres humanos, cansados, hastiados de tanta falsedad, tanta mentira, tanto sacrificio vano, han dejado rotundamente claro que quieren un cambio en su forma de vivir en este mundo. Es inevitable, es irreversible, ¡¡El cambio ha comenzado!! -y no el del PP, obviamente-

El capital, los políticos, los especuladores de altos vuelos, los clanes del poder mundial, el G-8, el G-20, el club de los ‘trileros-mercachifles’ en la sombra de una sombrilla llamada avaricia, y la madre que los trajo a todos, andan más despistados, descolocados y estupefactos que un pulpito en un púlpito de la gran manzana, tocando el txistu y bailando un pizpireto aurresku, con txapela y refajo de lagarterana para los caídos en su desmesurada egolatría. Esa debe ser la sensación que están viviendo estos vividores que, incluso en estos momentos de caótico desconcierto en los ‘mercados’, sus patios de recreo internacionales, no dejan de hacer caja, recoger ganancias y hacer morritos-pucheros de lástima ante esos ‘subnormales’ que dicen gobernar el mundo –aunque sus cargos se-lectos parecen elevarlos sobre el resto de la ciudadanía, sus actuaciones nos aclaran que están muy por debajo del coeficiente normal de inteligencia-, a ver si siguen picando con el cebo de una presunta estabilidad económico-bodrio mundial.

Pero el mundo se está estabilizando. Ahora más que nunca. El mundo empieza a recobrar su cordura tras miles de años de incoherencia, demencia e indecencia material y el despilfarro de sus posibilidades humanas, en pro de una in-justificada ‘calidad de vida’ sin vida propia y autónoma, ni libertad de elección desprogramada de esas metas estandarizadas. Justificada conveniencia para los que viven de putísima madre, mientras una inmensa mayoría de habitantes del planeta pagan aquellos excesos con la miseria, el dolor y la penuria.

Un comienzo es siempre un tiempo difícil; no os quepa la menor duda. Pero este es el principio de una esperanza para la humanidad. De alguna manera, casi todos los habitantes de este planeta estamos convencidos que es necesario una evolución en positivo. Que este giro hacia el escenario natural del ser humano, hacia la justicia social, el equilibrio sostenible entre nuestra especie y nuestro hogar, la Tierra, es una labor urgente, inaplazable, lógica e inexcusable. Aquellos otros, aquellos que piensan desde la ceguera de su egoísmo, desde la cómoda inadvertencia de su entorno, desde la demencia caramelizada por los resultados de cuentas, o el desinterés rebuscado y la ‘justificada’ desidia hacia sus semejantes, la sordera insensible frente al dolor ajeno, aquell@s, pertenecen a una especie en vías de extinción. Son una rémora del pasado. Son fósiles del pleistoceno de la conciencia social planetaria. Se ha empezado a recuperar el tiempo perdido entre fastuosas banalidades y entremeses de burlesca irreverencia para con la especie humana. Esta humanidad de sensibilidad social entumecida por tanta abyección de individualismo, que solo favorece al capital y sus corrompidos entresijos.

Desde ayer, 15-O, el mundo ha comenzado una nueva era, su nueva andadura. Es solo el primer paso, pero será seguido por muchos más que habrán de conducir al ser humano al encuentro consigo mismo. Es el final de ese in-terminable “Beso de Judas”, llamado insolidaridad, llamado avaricia, ausencia de realidad, ¡ausencia de humanidad!

Saludos para ¡TOD@S!

4 comentarios:

  1. Me encantaría decirte en este momento todo lo que pienso, todo lo que siento, pero no me veo capaz porque mis palabras no podrían seguirte, no sé expresar todo lo que quisiera decir,y como tú dices, este es el principio de una esperanza para este mundo al borde del cataclismo a que le han llevado los gobernantes a humanidad.
    Esto no hay politico que lo pare, con una misma voz alzada a los cuatro vientos y la union de todos,se puede y se debe dar el camino que le toca a la real DEMOCRACIA, a la verdadera DEMOCRACIA.
    Como decía hoy mismo un amigo: Este modelo capitalista criminal está acabado, y no queremos ni creemos en los políticos.
    Ya nunca más podrán callarnos.
    Si se mueven los de abajo los de arriba se caen.

    Ojalá así sea.

    Un enorme abrazo, Juan.

    ResponderEliminar
  2. Se está desmoronando el sistema capitalista, viene uno más idealista. Siempre hay que tener la esperanza, creo que el ser humano siempre avanza, creo que vamos hacia un ser humano más espiritual y creativo. Mucho más avanzado, justo y tolerante.

    Fuerza!

    ResponderEliminar
  3. Lore:

    Acertada afirmación la de tu amigo...

    No sé que está pasando en este planeta, y en realidad todos lo sabemos. Todos cuantos hemos vivido inmersos y esclavizados por la materialidad y su lastre de irresolución personal. Aquello de que nunca tenemos bastante, nunca llegamos a estar satisfechos, nunca alcanzamos el status 'medio' publicitado por el sistema. O, quizá, sea aquello otro de la insustancialidad de la materia. Su carencia de consistencia espiritual, su oquedad y artificio que todo lo llenan...

    Algo nos está pasando a casi todos. Al menos a esa parte del todos que tiene un plato de comida cada día. La otra mayoritaria 'minoría' que purga nuestros excesos, bastante tiene con sobrevivir un día más en su doloroso calvario de vida. Pero nosotros, los mimados por el azar de la cotidianidad, incluso a espaldas de esta galopante crisis de valores humanos, andamos más extraviados de nosotros mismos que Robinson Crusoe en la isla del fin del mundo.

    Esa es la verdadera crisis, una inapetencia vital, un descontento y un rechazo hacia este 'sistema' impuesto por nuestros ancestros, que ha seguido rodando durante siglos, sin que nadie, hasta ahora, haya querido, podido, sabido, imaginado incluso, cambiar la forma de mirar el mundo. Y, repentinamente, nos descubrimos, nos sorprendemos a nosotros mismos, con nuevos ojos que nos abren un inmenso abanico de nítidas posibilidades , para imaginar cómo podría ser ese nuevo mundo...

    Espero, deseo y lucho para que ese albor evolutivo de nuestra especie encuentre, al fin, al principio, su lugar por derecho y por deber hacia si misma, en un cálido terruño de cordura, responsabilidad y solidaridad planetaria...

    Perdona esta 'largada'... me dejo llevar por mi esperanza,... besos.

    ResponderEliminar
  4. Garcibañez:

    Ojala, así sea, ojala, se cumpla punto por punto tus apuntes de esperanza y de crecimiento para esta especie humana.

    Alguien dijo una vez: (Creo que es una máxima del siglo XIX):

    "La especie humana, o cualquier otra, solo avanzan en su evolución, justo cuando se encuentran a borde del abismo (extinción)"

    No sé si en este momento estamos en el límite de nuestra supervivencia, aunque todo apunta hacia ello. Sea como fuere, si esta encerrona del destino, esta crisis económico-moral, nos obliga sin más cáscaras a evolucionar en positivo, ¡bendita crisis!.... y sin dentro de esa evolución, como punto primordial, destaca la equidad, la justicia y la solidaridad, me repito con más ahínco: ¡¡bendita, bendita, crisis!!

    Adelante, es el momento de ir a por todas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias. JSP 3.0

NOTAS

The End.. "Pincha el enlace"